• Inicio
  • Los engaños de los supermercados

Los engaños de los supermercados

Fuente: HSBNOTICIAS.COM, 10 de mayo de 2017.

En algunas superficies comerciales de la ciudad de Popayán, se han puesto de moda las famosas ofertas en las que se le ofrece al cliente un tercer artículo gratis si se adquieren dos de la misma línea. El ofrecimiento es muy atractivo. La gente anda escasa y es fácil caer en la tentación; te puedes llevar a casa un champú por el precio de dos, o tres kilos de uvas comprando solo dos. El problema es que cuando vas a pagar a la caja, te cobran las tres unidades o las dos, más el 50 por ciento de la tercera. Algunas personas ponen el grito en el cielo y exigen que se les aplique el descuento que les han ofrecido. Los cajeros se hacen los desentendidos, y le dan explicaciones vagas, mientras presionan para que se agilicen el pago pues hay gente esperando en la cola. Muchos reniegan y acaban pagando, otros los menos, continúan el alegato y devuelven los productos que llevaban de más. Casi siempre la gente acaba llevando algo más de lo que tenía presupuestado, es decir que se salen con la suya por medio de una artimaña. Eso es publicidad engañosa y está tipificada por la ley.

El Estatuto del Consumidor, ley 1480 de 2011, define la publicidad engañosa como “aquella cuyo mensaje no corresponda a la realidad o sea insuficiente, de manera que induzca o pueda inducir a error, engaño o confusión”.

Según el artículo 31 del decreto 3466 de 1982, “todo productor es responsable por las marcas y leyendas que exhiban sus productos (bienes o servicios), así como por la propaganda comercial de los mismos, cuando su contenido no corresponda a la realidad o induzca a error al consumidor”. 

Da coraje que estas empresas, casi siempre multinacionales, por el afán de incrementar sus ventas, engañen a la gente, y la crean estúpida. Que sepan las personas afectadas que hay entidades como La Casa del Consumidor o asociaciones de consumidores que reciben estas denuncias. Es necesario hacerlas, no tanto para que le devuelvan el dinero, que también están en obligación si es que existe fraude, si no para que sancionen drásticamente a estas empresas que tratan de aprovecharse de los ciudadanos desprevenidos. Debemos estar alertas, que no nos crean tan bobos. Sospeche siempre que le ofrecen descuentos exagerados o artículos con precios muy bajos. Siempre hay gato encerrado. ‘Que de eso tan bueno no dan tanto’, como decían los abuelos. A veces es mejor, si lo que se quiere es ahorrar, abandonar la burguesa comodidad de los centros comerciales y comprar en las plazas o en los negocios de abarrotes, donde los precios están claros y suelen ser más bajos.

Acerca de este Portal Nexura