Red nacional de protección al consumidor

Preguntas Frecuentes

03. De la Calidad, Idoneidad y Seguridad

  1. ¿Qué se entiende por relación de consumo?
  2. ¿Quién es un consumidor?
  3. ¿Quiénes son productores?
  4. ¿Quiénes son proveedores?
  5. ¿Qué es la calidad?
  6. ¿Qué se entiende por características inherentes?
  7. ¿Qué es la idoneidad?
  8. ¿Qué se entiende por seguridad de un producto?
  9. ¿Qué se entiende por producto defectuoso?
  10. ¿Cuáles son las exigencias legales en materia de calidad, idoneidad y seguridad que deben cumplir los productores?

Es una relación de contenido económico que vincula al consumidor con el productor y/o proveedor y abarca todas las etapas y circunstancias y actividades destinadas a colocar en el mercado bienes y servicios.
Paralelamente a la relación económica de consumo, nace la relación jurídica contractual que vincula a un consumidor con la persona de quien adquiere el producto.
Ir arriba
Toda persona natural o jurídica que, como destinatario final, adquiera, disfrute o utilice un determinado producto, cualquiera que sea su naturaleza para la satisfacción de una necesidad propia, privada, familiar o doméstica y empresarial cuando no esté ligada intrínsecamente a su actividad económica. Se entenderá incluido en el concepto de consumidor el de usuario.
Ir arriba
Quien de manera habitual, directa o indirectamente, diseñe, produzca, fabrique, ensamble o importe productos. También se reputa productor, quien diseñe, produzca, fabrique, ensamble, o importe productos sujetos a reglamento técnico o medida sanitaria o fitosanitaria.
Ir arriba
Quien de manera habitual, directa o indirectamente, ofrezca, suministre, distribuya o comercialice productos con o sin ánimo de lucro.
Ir arriba
Condición en que un producto cumple con las características inherentes y las atribuidas por la información que se suministre sobre él.
Ir arriba
Las características inherentes hacen relación al conjunto de propiedades, ingredientes o componentes, que constituyen, determinan, distinguen o individualizan un bien o servicio, las cuales deben ser conformes con lo que espera un consumidor del producto para satisfacer su necesidad.
Ir arriba
Es la aptitud del producto para satisfacer la necesidad o necesidades para las cuales ha sido producido o comercializado, es decir que el producto sirva para lo que fue producido y/o para satisfacer la necesidad manifestada por el consumidor al momento de adquirir el producto.

Se predica la idoneidad en dos circunstancias:

- El producto es idóneo, cuando sirve para lo que fue producido
- El producto es idóneo, cuando lo que espera el consumidor es igual a lo que recibe.
Ir arriba
Condición del producto conforme con la cual en situaciones normales de utilización, teniendo en cuenta la duración, la información suministrada y si procede, la puesta en servicio, instalación y mantenimiento, no presenta riesgos irrazonables para la salud o integridad de los consumidores. En caso de que el producto no cumpla con requisitos de seguridad establecidos en reglamentos técnicos o medidas sanitarias, se presumirá inseguro
Este concepto hace referencia a que ningún producto en el mercado, utilizado de forma normal y razonable, puede causar un daño o perjuicio a los consumidores.
Para determinar si un bien es seguro o inseguro, es necesario tener en cuenta, la duración, la información suministrada y si procede, la puesta en servicio, instalación y mantenimiento.
Ir arriba
Es aquel bien mueble o inmueble que en razón a un error de diseño, fabricación, construcción, embalaje o información, no ofrezca la razonable seguridad a la que toda persona tiene derecho.
Se debe tener en cuenta que los productos con defectos que no causan un daño deben ser reparados o cambiados, no requieren ser inseguros para que sea procedente la garantía.
Ir arriba
Todo productor debe asegurar la idoneidad y seguridad de los bienes y servicios que ofrezca o ponga en el mercado, así como la calidad ofrecida. En ningún caso estas podrán ser inferiores o contravenir lo previsto en reglamentos técnicos y medidas sanitarias o fitosanitarias. Es decir, todo producto puesto en el mercado debe ser idóneo –según sus características y calidades–, y seguro; aquí no existen graduaciones: o cumple o no cumple. La calidad, por el contrario, puede estar determinada libremente por el productor, si no existe disposición de carácter obligatorio que fije unas condiciones mínimas de calidad, como cuando está sujeto al cumplimiento de un reglamento técnico o a una medida sanitaria o fitosanitaria, o sus condiciones están regidas por un registro sanitario; en estos casos, la calidad de un producto nunca podrá ser inferior a lo establecido en la norma. Pero lo más importante, la obligación principal del productor, es informar a los consumidores la calidad que tienen los productos que coloca en el mercado. En caso de que no informe, sin perjuicio de las sanciones a que haya lugar por ineficiencia en la información, el parámetro de calidad será el de las condiciones ordinarias y habituales del mercado para productos similares.
Ir arriba
Acerca de este Portal Nexura